Curiosidades

Hanamichi Sakuragi de Slam Dunk realmente existió en la vida real

3.65Kviews

Dentro del mundo de las curiosidades del animé, me topé con Slam Dunk que trata sobre un equipo de baloncesto de la Escuela Secundaria Shohoku,cuyo personaje principal es Hanamichi Sakuragi.

Como la mayoría de los animé, este tuvo sus inicios en un manga escrito e ilustrado por Takehiko Inoue  desde 1990 hasta 1996 por Shueisha Weekly Shonen Jump,quienes publicaron un total de 31 volumenes. Posteriormente Toei Animation sería el encargado de pasarlo a animé, gracias a ellos tuvo mucha popularidad y fue conocido alrededor del mundo.

El mismo mangaka es el creador de Buzzer Beater y Real, que también tienen la temática del baloncesto. Por su parte llevó muchos reconocimientos de la Asociación de Baloncesto de Japón, por su gran aporte para ayudar a extender el baloncesto en todo el Japón.

La historia de Slam Dunk consiste en la historia de Hanamichi Sakuragi, un muchacho muy mal encaminado que era el líder de una pandilla y que no era popular con las demás chicas. (Era malo pero tenía su corazón).

Entre las chicas estaba Haruko Akagi que es el amor de su vida, ya que ella no tiene miedo de él con las otras niñas.  Haruko se sorprende del cuerpo atlético de Hanamichi y lo incentiva en el equipo de baloncesto Shohoku.

Haruko

Desde el principio, Hanamichi son quería estar en el equipo porque decía que era para perdedores, sin embargo lo hace para sorprender a Haruko y tratar de quedarse con ella. A pesar de la inmadurez y del temperamento tan volátil de Sakuragi, resulta que tiene un gran potencial para dicho deporte.

De esta manera, Hanamichi se da cuenta de su pasión por el baloncesto, casi igual que su amor por Haruko. Pero no todo es color de rosa, dentro del equipo de Shohoku está su rival Rukawa, del cual Haruko está totalmente enamorada, aunque ni se percata de su existencia.

Dentro del equipo se encuentran Hisashi Mitsui y Ryota Miyagi, quienes junto con el capitán del equipo, Takenori Akagi hermano de Haruko, tratan de lograr el sueño de ganar el campeonato de las Nacionales de baloncesto.

Pero toda esta historia no es real, con la excepción de que Hanamichi Sakuragi realmente existió…

Hanamichi Sakuragi nació en Japón en 1968. Su madre murió cuando apenas él era muy niño, y como le faltaba el amor de una madre, se metía en muchas peleas callejeras para resolver sus peleas. Con tan sólo 12 años, ya medía 1,75 metros y tenía mucha fuerza y resistencia gracias a las peleas. En una oportunidad tuvo una pelea en la Universidad de Tokio, allí sus destrezas fueron vistas por el entrenador de baloncesto y le ofreció para que se uniera a su equipo de baloncesto.

A los 17 años, Hanamichi ya medía 1,89 metros y tuvo un partido de práctica contra el equipo Nacional de Japón. Fue el único que no se asustó con ese equipo compuesto por puros profesionales y anotó el solito 33 puntos, pero a pesar que su equipo perdió 59 contra 115, este partido fue muy importante para Sakuragi.

A la izquierda, Hanamichi Sakuragi

En Japón, el baloncesto era un total desastre, pero con el surgimiento de Hanamichi Sakuragi este fue nombrado como “la esperanza del baloncesto japonés”.

 

Después de este evento, su padre enfermó y Hanamichi tuvo que regresar a Tokio, viaje el cual lamentan todos. Al bajar del autobús en el cual viajó a Tokio, fue a cruzar la calle a través del hospital, cuando un carro que iba a exceso de velocidad lo golpeó.

 

A pesar que tenía el “cuerpo de acero”, el choque fue demasiado fuerte. Hanamichi Sakuragi cayó y fue llevado al hospital. Desgraciadamente, era demasiado tarde… antes de entrar a quirófano, Hanamichi Sakuragi murió de hemorragia interna, con tan sólo con 18 años de edad.

El Mundo del Baloncesto Japonés fue completamente destruido, con esta pérdida a la cual llamaron “Colosal”.

Takehiko Inoue creó Slam Dunk basada en esta historia. Por lo que cada vez que veas este animé recuerda que está basada en la historia real de Hanamichi Sakuragi. Aunque murió demasiado joven, dejó un legado en el baloncesto japonés, que también repercutió en el animé.

Leave a Response

Aisha Fericelli
No existen las coincidencias, sólo lo inevitable. Yuko (XXX Holic)