Análisis

Otaku no video (1991) – Análisis

230views

Otaku no video es una obra parcialmente basada en la juventud de los fundadores de GAINAX. Trata de un muchacho joven y exitoso llamado Ken Kubo que decide volverse otaku, y más tarde decide ser “el rey otaku”. Consta de tan solo un par de OVAS no muy largas.

La serie es una buena muestra de como funcionaba la cultura pop en la generación de los 90s. Muestra sus penas, sus virtudes, y a pesar de ser una en parte biografía deja esa idea motivacional acerca de que un joven siempre debería aspirar a más. Kubo se encuentra feliz, si, y eso es muy importante. ¿A quien no le gusta sentirse parte de algo nuevo o diferente? ¿A quien podría no gustarle el ser aceptado socialmente?

Algo bastante curioso con este par de OVAS es la inclusión tipo documental de entrevistas a otakus de la mediana edad. En esta sección ellos hablaban de sus vidas, y muchas veces acerca de lo felices que se encontraban, pero también acerca de su soledad y de aquellas cosas de las que se lamentaban haber dejado de lado por dedicarse de lleno al mundo otaku.

Otaku no video es uno de esos animes que deberían permanecer vigentes en la era contemporánea debido a su fuerte ojo crítico ante una realidad de la mayor parte cultura otaku, que bien aunque se aplica al primer tramo de la década de los 90s, sigue funcionando bastante bien. Es una prueba de que sin importar cuanto evolucione el mundo, algunas culturas en específico crecerán de forma mucho más pausada o simplemente se estancarán sin mayor cosa que hacer. El motivo de esta crítica social nunca fue el de menospreciar a la cultura otaku, sino dejar una enseñanza a los jovenes seducidos por este mundo para que puedan abrir su mente y ver que hay muchas más cosas que lograr en la vida.

El contraste entre las entrevistas y la historia principal es abismal. El ver a un joven dejar su vida y a su novia de lado para volverse otaku, y verlo felíz y conforme, para luego estrellarse de golpe en una entrevista real con un deprimente otaku cuarentón es algo realmente abrumador.

Lamentablemente estas OVAS tienen ya muchos años en el olvido (es de los primeros productos de GAINAX) a diferencia de otras de sus obras como Neon Genesis Evangelion que siguen explotándose. Esto posiblemente se deba a su temática, o que al final a ninguna persona puede gustarle que le canten sus verdades en la cara, como dice la frase. Más animes de este tipo significarían una posible caída en las ganancias que este gran medio produce.

Ahora bien, se sabe que durante los ultimos años las cosas han cambiado un poco en occidente en cuanto a la flexibilización de este tipo de cosas. Con la llegada de las redes sociales, la transculturización, o simplemente la aceptación global de las películas de superheroes o compañías como nintendo; la generación de jovenes actual por suerte ya no se enfrasca tanto en señalar a aquel que tenga gustos excentricos. Las convenciones de anime se riegan como el agua a lo largo del tercer mundo y lo que antes era raro o “malo” ya no parece serlo tanto. Incluso de vez en cuando se puede entablar una conversación sobre animes populares como Dragonball o Naruto con los más antisociales.

Una gran enseñanza que deja Otaku no video es que, como todo en exceso, el dedicarle demasiado tiempo y neuronas a este estilo de vida también puede ser bastante perjudicial. Actualmente esto de ser otaku se ha tergiversado tanto que lo que ahora se conoce como “otaku” para japón puede parecer ofensivo o estereotípico. Al final de la vida el anime y el manga no son más que meras formas de entretenimiento y consumo. Es decir, productos. No importa cuantas enseñanzas pueda dejarte un manga si tu vida personal (la real) va a terminar viéndose afectada. El llegar a no saber distinguir entre lo real o lo sacado de un anime puede llevar a la ruina.

Conclusión

Otaku no video es un buen anime, con una buena animación, un gran reparto y una excelentísima banda sonora. La comedia y el drama también son excelentes. Lo más importante es su potente y certero mensaje que puede llegar a ser como un valde de agua helada para nuestra pequeña burbuja.

Leave a Response