Noticias

A pesar de la derrota, los ojos de Vegeta indican nueva transformación

1.26Kviews

El pasado capítulo 122 de Dragon Ball Super se tituló “¡Arriesgando el orgullo! Vegeta reta al más fuerte.” De hecho, este episodio prometía que Vegeta iba reinvindicarse, pero no fue así.

Alerta de Spoilers, lee si ya viste el capítulo en cuestión, sino lee bajo tu riesgo.

Al parecer fue vencido Vegeta, pero como que no fue así. Evidentemente esto no puede terminar así y menos al príncipe de los Saiyayins.

Esta derrota era necesaria para que Vegeta tomara la motivación necesaria para llegar al siguiente nivel. De hecho, un nivel que sobrepasa sus propios límites y vaya más allá que el mismísimo Ultra Instict.

Capítulo 122 de Dragon Ball Super, donde Vegeta fue el protagonista

Gokú y Jiren estaban combatiendo, cuando de la nada Vegeta se mete y empieza combatir con el adversario del Universo 11. Primeramente Jiren es una gran oponente ante el príncipe de los saiyayin. Sin embargo, este logra lo que no pudo hacer Gokú: esquivar y ver los ataques de Jiren en su transformación Super Saiyayin Blue.

Este orgulloso personaje demostró que no necesita el Ultra Instict. De hecho, él dijo exactamente: “Kakarotto puede quedarse con ese Migatte no Gokui, yo te venceré con mi propia fuerza.”.

Además, logró golpear a Jiren no una, sino dos veces. Pero este seguía superándolo, hasta que empezó a reunir ki para hacer su gran ataque Final Flash.

Para sorpresa de todos, Jiren recibe el ataque directamente. Pero, a pesar que es derrumbado, se vuelve a poner de pie y ataca a Vegeta. Supuestamente, allí es derrotado.

Allí se le ve en el suelo, con los ojos abiertos, pero con un destello distinto. Particularmente sus ojos tienen una tonalidad muy particular, la cual mantiene.

De esta manera, el capítulo 123 promete que habrá algo grande para el gran príncipe de los Saiyayin, supuestamente derrotado. Indiscutiblemente decidió no estar más por debajo de Gokú y demostrar su gran poder.

Leave a Response

Aisha Fericelli
No existen las coincidencias, sólo lo inevitable. Yuko (XXX Holic)